El guiado de precisión requerido para una maquinaria metalúrgica que rectifica automáticamente 40.000 fregaderos cada año utilizando acero inoxidable de un milímetro de grosor

Volver
Industria
Industria Manufacturera
Producto
GV3 Sistema de Guiado y Transmision
País
Alemania
Proceso
Molienda
El guiado de precisión requerido para una maquinaria metalúrgica que rectifica automáticamente 40.000 fregaderos cada año utilizando acero inoxidable de un milímetro de grosor

Los fabricantes de maquinaria Peitzmeier Maschinenbau de Alemania, se especializan en la construcción de máquinas de rectificado. Su última innovación, el Omni-Grind Twin 3100 AC, permite el rectificado y pulido automatizado de piezas en la industria metalúrgica. El constructor de máquinas confía en el guiado GV3 de HepcoMotion para prevenir daños en el acero durante el procesamiento. El sistema de guías lineales permite un alineamiento preciso de la herramienta de rectificado en el rango de centésimas de milímetro.

El reto: Un cliente importante quiere rectificar a precisión 40.000 fregaderos de acero inoxidable por año

Entre los usuarios de las máquinas rectificadoras de Peitzmeier hay un fabricante holandés, quien procesa fregaderos de acero inoxidable para una empresa suiza. El diseño de la rectificadora conllevaba ciertos requerimientos exigentes, según comenta Ulrich Peitzmeier, Director General de Peitzmeier: “La planta de tres toneladas tenía que ser capaz de rectificar 40.000 fregaderos por año con mucho cuidado – los fregaderos están hechos de una chapa de metal de tan solo un milímetro de grosor. Si una herramienta tarda demasiado en rectificar el material en un lugar, puede dañar rápidamente la pieza.”

Peitzmeier tenía que adaptar su rectificadora para satisfacer estos requerimientos. La pesada herramienta de rectificado, normalmente montado en un carril en U de doble cadena, tenía que ser reemplazado en favor de una herramienta más ligera que pudiera ser alineada de forma más precisa en un sólo carril de guiado. El sistema de guiado utilizado previamente por Peitzmeier en esta máquina no era adecuado y por lo tanto tenía que encontrar un proveedor alternativo. Peitzmeier encontró lo que estaban buscando en HepcoMotion – una empresa que se ha especializado en el desarrollo de sistemas de guías lineales y componentes de automatización desde 1969.

Las guías lineales GV3 de HepcoMotion permiten el movimiento en el rango de centésimas de milímetro

Peitzmeier optó por el principal sistema de guiado lineal GV3 de Hepco. “El sistema consiste de guías rectificadas de precisión y un carro con rodamientos en V,” explica Thorsten Pfau, Jefe de Ventas de HepcoMotion en Alemania. “Los rodamientos tienen una ranura en V que se acopla en las V de las superficies de rodadura de las guías. Estos rodamientos permiten un movimiento bajo de fricción a velocidades de hasta 8 metros por segundo.” Las guías también ofrecen suficiente rigidez para soportar la presión de contacto de la herramienta de rectificado. “Estábamos buscando exactamente esta combinación de precisión y resistencia a la deformación,” comenta Peitzmeier.

Cómo funciona la rectificadora

Tres fregaderos se trasladan a una mesa de procesamiento mediante una cinta transportadora y luego se fijan en posición mediante cilíndros neumáticos. Los fregaderos luego se trasladan a la cinta de rectificado, que se mueve en un sistema de circulación trapezoidal. La herramienta de rectificado (que se mueve horizontalmente en el sistema de guiado, entre los pies de la máquina) presiona una correa abrasiva a la superficie de la pieza utilizando un rodillo, de tal forma que consigue el efecto de rectificado deseado. La habilidad de poder ajustar de forma precisa la herramienta de rectificado asegura que la máquina nunca rectifica demasiado tiempo en una misma posición. Detrás de la herramienta de rectificado se monta en una segunda guía una herramienta de pulido. Los fregaderos de acero inoxidable se pulen para tener un resultado brillante.

Una consideración posterior en esta aplicación es la necesidad de que la guía resista la contaminación provocada por el proceso de rectificado. Aquí es donde entra el GV3 de Hepco. El sistema en V de Hepco afronta de forma efectiva el problema de la entrada de suciedad en los mecanismos de guiado gracias a su acción auto-limpiante, asegurando un rectificado suave y preciso. Habiendo inventado el sistema de guiado en V hace 50 años, Hepco es muy reconocido por su tecnología de las guías en V y los muchos beneficios que ofrece.

Premiado: El Omni-Grind obtiene el segundo lugar en la categoría de Premios a la Innovación en la Feria Euroblech 2016.

Peitzmeier ya ha conseguido éxitos con su Omni-Grind. En la feria Euroblech en 2016, la empresa consiguió el segundo lugar en los Premios a la Innovación. ¿Qué hace que la máquina de rectificar sea tan especial? No sólo su precisión, pero también su diseño modular. “Muchos clientes compran inicialmente una máquina base de precio razonable, donde la mesa y herramienta de rectificado están controlados manualmente. Después de un tiempo, quieren incrementar la productividad e invertir en una herramienta de rectificado automática, una unidad de inclinación y giro y un controlador nuevo. Como la máquina es modular, es posible modernizarla a un sistema completamente automatizada sin tener que sustituir toda la máquina.” explica Peitzmeier. La producción con láser hace que la modularidad sea particularmente económica. “Nosotros fabricamos la máquina completa de componentes cortados por láser. A diferencia de las construcciones de fundición y soldadas, todas las superficies de colocación y los agujeros se pueden integrar directamente con poco esfuerzo en la máquina base. “Por ejemplo, un segundo carril de guiado se puede montar fácilmente en la máquina para un módulo de achaflanado, de redondeo o cabezal de pulimiento.”

Peitzmeier está satisfecho con la decisión de usar los productos de HepcoMotion. “Hemos encontrado un sistema de guías lineales que es preciso, duradero y que ahorra especio. Estos factores son todos cruciales en la ingeniería mecánica y de planta,” concluye Peitzmeier. “Nuestros montadores también se alegraron de ahorrar en el tiempo de instalación del sistema de guiado.”

Volver